Un traumatismo dental requiere atención inmediata

Los niños de entre 6 y 9 años son quienes más se exponen a sufrir un traumatismo dental. Los juegos bruscos, los deportes y los accidentes son su principal causa. Los deportistas, especialmente quienes practican deportes de contacto, también pueden ser afectados.

¿Cuáles son los traumatismos dentales más comunes?

Los traumatismos dentales más frecuentes son las fracturas de uno o más dientes, específicamente en la zona visible del diente o corona dentaria. Estas fracturas pueden comprometer tanto el esmalte del diente como su tejido intermedio o dentina y la pulpa, que es el tejido blando más interno que contiene vasos sanguíneos y nervios.

Menos frecuentes son las fracturas de la raíz y los desplazamientos, así como la caída completa del diente.

¿Qué hacer ante un traumatismo dental?

Como en toda emergencia y aunque sea difícil, se debe mantener la calma. La zona de la boca está muy irrigada. Esa es la razón por la que, en muchos casos, un trauma en los dientes suele ir acompañada también de heridas en labios, lengua o mejillas que sangran mucho y que dificultan ver el o los dientes afectados.

Lo primero que debes hacer es limpiar la sangre con agua, identificar la zona que sangra y comprimirla por un par de minutos. Enseguida, debes poner atención en aspectos muy importantes que luego deberás informar en la consulta con el odontólogo:

  • Identifica qué dientes y qué zonas de las encías presentan sangramiento.
  • Observa si uno o más dientes han cambiado de posición. Si ha ocurrido esto, intenta volver el diente a su posición original mediante una suave presión con tus dedos. Si el afectado experimenta mucho dolor o no consigues volver el diente a su lugar, acude rápidamente al odontólogo.
  • Si te percatas de que se ha caído un diente definitivo, búscalo en el lugar del accidente, tómalo sin tocar la raíz, lávalo suavemente con suero fisiológico o, si no tienes, con leche envasada -ojalá fría-. Intenta ponerlo en su sitio y acude al odontólogo más cercano. Si no logras reubicarlo, lleva el diente sumergido en leche fría. Debes saber que el tiempo entre la pérdida del diente definitivo y el reimplante es vital para el pronóstico.
  • Si se trata de dientes temporales o de leche solo lleva al niño al odontólogo, sin intentar reinstalar el diente en su sitio.
  • Si observas dientes fracturados, revisa la boca del paciente. Si están allí o si los encuentras en el entorno, guárdalos en un envase con suero fisiológico, leche fría o agua limpia y acude al odontólogo más cercano.

¿Cómo se trata un traumatismo dental?

El odontólogo evaluará cuidadosamente la situación. Si es preciso suturará las heridas en tejidos blandos. Luego, determinará si corresponde reubicar el diente y si se requiere dejar una fijación por un tiempo adecuado según el diagnóstico.

Si ha ocurrido una fractura dentaria, el especialista evaluará la posibilidad de adherir el fragmento de diente fracturado ¾si este ha sido llevado por el paciente¾  o realizará la restauración del diente con resinas sintéticas.

Resuelta la emergencia, el odontólogo informará al paciente sobre las eventuales secuelas a largo plazo y derivará a un control con el especialista que corresponda (endodoncia, odontopediatra, cirujano maxilofacial, etc).

¿Hay avances en el tratamiento de los traumatismos dentales?

Los principales avances están datos por la aparición de nuevos materiales que se utilizan para proteger el nervio del diente ¾si es que está comprometido¾, lo que permite tratamientos posteriores más conservadores.

En la endodoncia también se ha innovado en el manejo de las complicaciones a largo plazo. Los especialistas realizan terapias regenerativas que buscan crear nuevo tejido al interior del diente, retrasando así la necesidad de un implante e incluso evitándolo, si el procedimiento es realizado por un experto y el paciente es constante en sus controles.

Te invitamos a consultar con nuestros especialistas.

Leave a reply